Los Hermanos

Cuento Zen

En un lejano poblado, cercano a las altas montañas, dos hermanos, Fanuel y Laureano, despedían a su anciano padre, que moría envuelto en una paz completa. A los pocos días la herencia fue dividida, y nacieron dos haciendas, de lo que antes había sido una sola.

Al paso de los años, ambos hermanos ya habían desarrollado sus respectivas vidas, y reinaba entre ambos, un espíritu de colaboración y bondad. Los hijos de las dos familias crecían unidos, y en las fechas de celebración pasaban juntos. Podría decirse que la fraternidad y la concordia reinaban entre los dos hermanos y que se extendía a sus respectivas familias.

Pero un día, un simple mal entendido, de esos que parecen no tener ninguna importancia, que quizá con una simple disculpa, la fraternidad hubiese continuado sin problema, pero fue tan fuerte su influjo que generó un fuego abrasador entre las dos voluntades de los hermanos, separándose desde entonces en discordia.

El descontento y el odio minaban a las dos familias. Era evidente que faltaba la alegría y la felicidad de otros tiempos. Un día, cuando Fanuel salió de su casa, miró que el río se había desviado, y ahora hacía de lindero entre las dos haciendas. Refunfuñó muy fuerte. “Maldito, esto es una declaración de Guerra” se dijo. En su resentimiento, prohibió a sus hijos ni siquiera mirar a los miembros de la otra familia.

Con las cosas así, Laureano miró como Fanuel había levantado un lindero de madera, que separaba completamente del río y su hacienda, de esa forma, era casi imposible cruzar de una casa a la otra. El odio crecía cada vez más, volviéndose una situación insoportable.

Pasaba el tiempo, y uno de esos días, pasó por la casa de Fanuel un viajero, decía que es carpintero, y que trabajaría para él, solo por la comida y un lugar para dormir. Josuá, era el nombre de aquel viajante, y decía que luego de arreglar los desperfectos seguiría con su viaje a otros lugares del mundo. Fanuel lo contrató con tranquilidad, para arreglar ciertos daños de la casa.

Aquella noche, ni Fanuel ni nadie se imaginaba lo que iba a suceder, un hecho fantástico a los ojos de cualquier escéptico. Fanuel impresionado al día siguiente, vio como aquel Josuá, por su propia decisión había construido un puente de madera, que conducía directamente a la entrada de la otra hacienda, y en la verja de madera, había abierto una gran puerta, que comunicaba con la casa de su hermano Laureano.

Fanuel gritó de rabia “Maldito, como puede hacer ésto” Inmediatamente fue hacia el carpintero a reclamar por tan gran despropósito, pero al aproximarse a Josuá vio hacia el puente y miró a su propio hermano venir hacia él, no lo podía creer. Se acercaba con los brazos abiertos y su rostro bañado de lágrimas, y le decía: “Hermano, perdóname, mi orgullo ha sido letal para contigo y para mi mismo, años de dolor, perdóname, pero hoy al abrir mi ventana, he visto que tú, hermano mío, has construido un puente y has abierto una gran puerta, una puerta, que no solo que conduce hacia mi casa, sino también a lo más profundo de mi alma. Hermano, tu gesto me ha conmovido y el rencor dentro de mi corazón ha sido disuelto, perdóname.”

Fanuel se quedó estupefacto ante esa reacción, pero sin embargo el sonido de aquellas palabras reparaban cada parte de su ser; y el abrazo de su hermano era como un bálsamo para su mente, que curaba heridas desde un profundo hoyo de oscuridad.

Esa noche, Fanuel se acercó a Josuá, para decirle que continuara con los trabajos en la casa, pero el carpintero se disponía a marcharse. “Tal como te dije al inicio, debo continuar mi camino, debo ir a construir más puentes y a abrir más puertas, Adiós Fanuel.

Mientras Josuá se alejaba, Fanuel suspiraba de alegría, mirando a su familia otra vez entera de felicidad…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s