Se fue y no volvió…

 

Como que no quería ver, la chica se puso triste y cambió de camino. Era de porte más bien pequeña; su rostro estaba cansado de alabanzas, y solo meditaba el color de la mejilla. Su corazón estaba raído y ya no aceptaba más campos de discordias, era como una rosa vuelta a regalar. Un presente que cambia de dueño según la envoltura. ¡que se yo!, se dijo. este paisaje parece que no fue hecho para quien sabe querer.

Se fue y no volvió, aunque su cuerpo estaba clavado en el mismo sitio, esperando un cambio de canal. Son cuestiones de televisión se decía. Soy una chica, no un monstruo, no un yeti en el tropical litoral de una república bananera.

Canales de tiempo

ríos de frecuencias

dulzuras mentidas

corazones raídos…

Se sentó. Leyó el folleto. Los requisitos eran muchos. Una larga lista de imposibles.

En el puesto número treinta, pedían la foto de su viejo parque, de ese de su tierra que ya no volvió a ver. De esa que el tiempo pudo más que la distancia. De esas, en que las cabelleras rubias eran de oro y rubí, de vida y rosas fragantes de juventud.

La foto debía ser a color, porque a blanco y café parecía muy nocturna y querían dormir. Burócratas hasta el fin, no importa que el requisito clame la resurrección de un recuerdo a propósito olvidado.

Cielo azul que camina al destino

Ríos de rumbos llevando deseos

campos de césped pidiendo descansos

Amores que solo una vez vivieron cercanos…

significado-rosas-rojas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s