Y sus Ojos fueron Abiertos

No ha pasado un año desde que Tom murió. Era ciego, un miembro fiel de nuestra parroquia con profundas raíces familiares tanto en la vida de la parroquia como en la comunidad. Tom siempre llegaba a la iglesia vestido con su mejor ropa de domingo: abrigo, corbata, sobretodo, sombrero y por supuesto los zapatos bien lustrados. Él dependía del transporte público para llevarlo a misa, especialmente en aquellos días en que deseaba recordar a un ser querido, especialmente a su madre.

En el momento de la comunión, incluso manteniendo los ojos cerrados en oración, podías oír el golpeteo, golpeteo, golpeteo del bastón blanco de Tom mientras se acercaba al riel del altar para recibir a nuestro Señor. No muy diferente de los ciegos que siguen a Jesús en la lectura del Evangelio de Mateo 9, 27-31, su fe lo llevó a encontrarse con Jesús con confianza. No es difícil imaginar que cuando Jesús vino a buscar a Tom en ese último momento, los ojos de Tom se abrieron y finalmente pudo mirar a su Salvador cara a cara con asombro.

En este viernes de Adviento, podemos estar seguros de que Jesús está pasando junto a nosotros, aunque en nuestra propia ceguera podríamos extrañarlo. Él no solo está pasando, sino que nos invita a ir detrás de Él, seguirlo confiadamente y entrar en la casa de su corazón divino y humano, donde se ofrecerá libremente restaurar nuestra vista.
MELINDA KNIGHT

ojos abiertos

 

Donativo

$5.00

Un comentario sobre “Y sus Ojos fueron Abiertos

Responder a parraca Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s