Los Cocodrilos si existen y los demonios también…

Dices que crees en Dios, pero no puedes creer en la existencia de demonios. Hay una parábola sobre un peregrino que, después de haber venido a Egipto, tenía un gran deseo de nadar en el Nilo, para tener recuerdos luego de su viaje. Los lugareños le advirtieron que había cocodrilos en el Nilo, desaprobando la natación a gran profundidad. Pero él no creía en el “cuento para niños” sobre los cocodrilos y, como un buen nadador confiado, nadó lejos de las fangosas riveras del Nilo. De repente, un cocodrilo se abalanzó sobre el nadador y le clavó los dientes.

Durante su vida, el hombre imprudente no quiso creer en la existencia de cocodrilos, y antes de su muerte no tuvo tiempo ni para huir de ellos.

San Nicolás de Serbia . Cartas misioneras. Carta 203, “al amante de la verdad”, sobre los demonios.

Donativo

$5.00

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s