29 de Febrero – Reflexión Cuaresma

Sábado 29 de febrero

Isaías 58: 9-14 

Puede ser fácil leer estas palabras y pensar que realmente no son para nosotros. Pero alguna vez has dicho: “¡Es mentira que lo sientes!” ¿Cuando alguien está tratando de disculparse? ¿O “Ella se lo merece” cuando algo malo le sucede a alguien que no te gusta? ¿Qué tal “Eres inútil!” cuando te sientes enojado con un ser querido?

En cualquier momento, todos hemos pensado y dicho cosas rencorosas como éstas. Entonces, ¿no es bueno saber que Jesús tiene el poder de ayudarnos a tratar a las personas con el mismo amor y misericordia que Él tiene por nosotros?

Por supuesto que es bueno, pero esto no sucede de la noche a la mañana o por arte de magia. A menudo necesitamos ver por qué decimos esas cosas malas de los demás. Y ahí es donde entra Jesús, para ayudarnos a mirar dentro de nuestros corazones y poder ver las causas profundas de nuestro discurso hiriente. Porque de ahí viene mucho. Pregúntele a cualquier consejero, y le dirá que las personas que han sido heridas a menudo lastiman a otras personas. O le dirá que nuestras palabras hirientes a menudo provienen de nuestros propios deseos egocéntricos y de nuestra frustración,de que las personas no nos están tratando de la manera que creemos que merecemos.

Quizás estés luchando con la falta de perdón o con el resentimiento. O tal vez una herida del pasado continúa afectando algunas de tus relaciones. O tal vez solo quieres lo que quieres, ¡y de inmediato! Cualquiera sea el caso, Jesús puede ayudarte. Él puede hacer brillar su luz en tu corazón y convencerte de que tiene tu vida en sus manos, para que no tengas que agredir a nadie. No tienes que atacar ni ponerte a la defensiva, porque Cristo es más que capaz de cuidarte. Él es más que capaz de sanar tus heridas y fortalecer tu corazón.

A menudo pensamos que la Cuaresma es un momento en que hacemos cosas por Dios. Pero también es un momento en que Dios quiere hacer cosas por nosotros. A medida que continúes tu viaje de Cuaresma, pídele que te ayude a guardar comentarios y reacciones desagradables. Si se te resbala alguno, piensa en lo que puede haberte causado actuar de esa manera. Luego pídele a Jesús que te sane, y confía en Él, y que sólo Él puede hacerlo.

“Jesús, sana mi corazón para que solo hable palabras de amor, aliento y misericordia”.
Salmo 86: 1-6 Lucas 5: 27-32

cuaresma 29 febrero 20 pic

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s