21 de Marzo – Reflexión de Cuaresma

21 de marzo

Lucas 18: 9-14

a los que estaban convencidos de su propia justicia. (Lucas 18: 9)

Santa Teresa de Ávila enseñó que la virtud de la humildad se entiende mejor como verdadero conocimiento: verte a ti mismo como realmente eres, ni demasiado alto ni demasiado bajo. Si tienes una opinión inflada de ti mismo y desprecias a otras personas, la humildad te recuerda que todos somos pecadores que necesitamos la misericordia de Dios. Si tiene una autoimagen demasiado negativa y se ve a sí mismo como indigno de amor, la humildad corrige esa falsa impresión a la luz del profundo amor de Dios por usted y el hecho de que está creado a su imagen y semejanza.

En el Evangelio de hoy, la parábola de Jesús llega al meollo de la cuestión. El fariseo en realidad lleva una vida ejemplar: ¡es bueno que no sea codicioso, deshonesto o adúltero! Y sin embargo, Jesús nos dice que este hombre no fue a su casa justificado. Su oración no lo humilló ni lo abrió a Dios, ni a su vecino, el mismo recaudador de impuestos que despreciaba. De hecho, no era más que un recital de sus propias buenas acciones. ¡Es casi como si pensara que Dios debería ser quien le agradeciera! No veía las cosas como realmente eran.

Por el contrario, el recaudador de impuestos tuvo una evaluación honesta de sí mismo, “un pecador”, y su oración fue un verdadero giro hacia Dios: “Sé misericordioso conmigo” (Lucas 18:13).

La temporada de Cuaresma es un tiempo para profundizar la humildad. Es un momento para que crezcamos en el tipo de humildad que ve las cosas como realmente son: somos pecadores que necesitamos el amor de Dios, pero también somos profundamente amados y valorados por Dios, hasta el punto de que Jesús dio su vida por nosotros.

Entonces, ¿cómo crecemos en humildad? Sucede cada vez que experimentamos la misericordia de Dios. Al igual que el recaudador de impuestos, a medida que nos vemos como pecadores que han recibido misericordia, nuestra humildad aumenta. La misericordia nos llena de alegría, incluso cuando nos humilla.

Teresa también enseñó que la forma de ejercer la humildad no es apretar los dientes y esforzarse mucho, sino olvidarse de sí mismo y centrar su atención en Dios amándolo en su prójimo. Tus actos de caridad fluirán como gratitud por el don gratuito de amor y misericordia de Dios.

“Oh Dios, ten piedad de mí, pecador. Ayúdame a amarte hoy en mi prójimo”.

Oseas 6: I -6 Salmo 5 1: 3-4, 1 8-2 1
cuaresma 21 marzo 2020

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s