28 de Marzo – Reflexión de Cuaresma

28 de marzo

Juan 7: 40-53

Nunca antes nadie había hablado como este hombre. (Juan 7:46)

Hay mucha confusión en este pasaje. Algunos pensaban que Jesús era un profeta. Otros pensaban que era el Mesías. Otros dudaron de que fuera algo especial por su lugar de nacimiento. Y aún otros pensaban que debería ser arrestado porque sus palabras escandalizaron a muchos de los líderes religiosos.

Pero había un grupo de personas que no estaban confundidas: los soldados del Templo. Decidieron no arrestar a Jesús. ¿Su razón para desobedecer las órdenes directas? “Nunca antes nadie ha hablado como este hombre” (Juan 7:46). Algo sobre Jesús y su forma de hablar los hizo detenerse y cuestionarse a sí mismos. Las palabras de Jesús habían encontrado un camino en sus corazones, y esas palabras los tomaron por sorpresa y los desafiaron a pensar de manera diferente sobre el Señor cuyo Templo tenían jurado proteger.

Todos nos confundimos a veces. Tenemos preguntas sobre nuestra fe. Podemos luchar con una enseñanza particular de la Iglesia. A veces leemos las Escrituras sin comprender realmente lo que se dice o por qué. A veces son los sucesos de nuestras propias vidas (períodos difíciles de espera, duelo o ver sufrir a las personas) que nos dejan con la cabeza en blanco. ¿Entonces, qué debemos hacer? Podemos aprender algo de estos guardias del Templo: escucha a Jesús en su palabra.

Hay poder en la palabra de Dios. Y podemos experimentar este poder cuando estamos abiertos y escuchándolo. Cualquiera puede escuchar que se proclama un pasaje de la Biblia, pero aquellos que tienen sed de Dios lo oirán dirigirse a ellos personalmente. También lo harán aquellos que están ansiosos por la verdad, aquellos que saben cuán vacíos están sus corazones sin el Señor, y aquellos que están cansados ​​de vivir solo para sí mismos. En cada una de estas situaciones, y en muchas otras, el Espíritu Santo encuentra corazones abiertos, y él viene a ellos. Da destellos del amor de Dios y los invita a seguir persiguiéndolo.

No sabemos en última instancia qué sucedió con estos guardias, pero sabemos una cosa: sus vidas se volcaron ese día y no pudieron volver a vivir como antes. Y nosotros  tampoco podemos.

“Ven, Espíritu Santo, y habla la palabra de Dios a mi corazón”.
Jeremías 11: 18-20 Salmo 7: 2-3, 9-12
cuaresma-3-de-marzo-20

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s