1 de Abril – Reflexión de Cuaresma

1 de abril

Daniel 3, 52-56

Bendito seas, oh Señor. (Daniel 3, 52)

Hay un detalle en esta historia que a menudo pasamos por alto: Shadrach, Meshach y Abednego cantaron las alabanzas de Dios, no después de haber sido liberados del horno de fuego, sino mientras estaban en medio de las llamas. Estos tres jóvenes estaban preparados para no ser salvados. Incluso antes de ser rescatados del horno, se regocijaban en la bondad y gloria de Dios.

Es natural alabar la grandeza de Dios después de haber sido liberados de una prueba. Pero, ¿qué hay de ensalzar su grandeza mientras nos sometemos a un juicio?

Si Dios los salvó milagrosamente del horno o si perecieron en sus llamas, Sadrac, Mesac y Abednego creían que Dios era digno de ser alabado, solo por lo que Él es. De la misma manera, nuestra fe no puede descansar únicamente en respuestas milagrosas a la oración. Llegarán los juicios, y no siempre seremos liberados de ellos de inmediato. Dios no siempre hace lo que queremos, cómo y cuándo queremos que se haga. Pero incluso en medio de estas dificultades, podemos declarar su grandeza porque Él es Dios y merece todo nuestro honor y alabanza.

Entonces, ¿cómo lo haces? Bueno, puedes basar tu alabanza en lo que dicen las Escrituras acerca de Dios. Él es el Buen Pastor que te conoce y está celosamente preocupado por tu vida (Juan 10, 11). Él es Emmanuel, Dios con nosotros (Isaías 7, 14). Él nunca te dejará ni te abandonará (Josué 1, 5). Él te dará descanso (Mateo 11, 28-29). Usando estos pasajes, puedes alabar a Dios, incluso mientras esperas que actúe.

Dios siempre te escucha y siempre te responde, aunque a veces todavía tienes que soportar el “calor” de las dificultades. Él está contigo cuando sientes como si estuvieras en el horno de fuego tan seguro como Él está contigo cuando todo parece estar bien en el mundo. Así que agradécele y felicítalo por estar a su lado. Quizás Él te hable en ese mismo momento. O tal vez su respuesta llegará mucho más tarde, y la reconocerás solo a través de la lente de la retrospectiva. Pase lo que pase, siempre declara la bondad de Dios, y te llegará, en su tiempo y según su sabiduría.

“Señor, gracias por estar siempre conmigo, incluso cuando todo lo que siento es el calor de la adversidad”.

Daniel 3, 14-20, 91-92, 95 Juan 8, 31-42

daniel ho

 

Un comentario sobre “1 de Abril – Reflexión de Cuaresma

Responder a monica abad Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s