2 de Abril – Reflexión de Cuaresma

2 de abril

Génesis 17, 3-9

Mantendré mi pacto contigo. (Génesis 17, 7)

Mira cuántas veces escuchamos la palabra “yo” en este pasaje. “Te estoy haciendo… Te rendiré… Haré naciones de ti… Mantendré mi pacto contigo… Te daré… su Dios “(Génesis 17, 5, 6, 7, 8). ¿No es sorprendente que todas estas declaraciones de “Yo” sean promesas que Dios hizo a Abraham y a sus descendientes? ¿No es aún más sorprendente que en Cristo, nosotros también somos herederos de estas promesas?

Aun así, Abraham y Sara a veces dudaban que Dios cumpliera con estas promesas. ¿Cómo podrían tener un hijo en su vejez? ¿Cómo haría este niño a Abraham como padre de muchas naciones? Tampoco ayudó que las promesas no se hicieran realidad de la noche a la mañana. Entonces, después de muchos años de espera, Sarah y Abraham trataron de forzar la mano de Dios haciendo que Abraham tuviera un hijo con Agar, la criada de Sarah (Génesis 16, 1-4). Uno pensaría que tal acto de desconfianza los descalificaría. Pero eso no fue lo que sucedió. Dios aún se mantuvo fiel a su promesa y les dio un hijo, Isaac.

Al igual que Abraham y Sara, podemos esforzarnos para confiar en las promesas de Dios. Las dificultades y los retrasos hacen que nos interroguemos si Dios nos ha olvidado. Incluso podemos tratar de tomar los asuntos en nuestras propias manos. Y sin embargo, Dios no retira su pacto. Así como Él permaneció fiel a Abraham y Sara y así como Él permaneció fiel a los israelitas a pesar de las muchas veces que se apartaron de Él, sin embargo Él también seguirá siendo fiel a nosotros.

En la cruz, Jesús forjó un nuevo pacto con nosotros; Él ha prometido salvarnos del pecado y la muerte y estar con nosotros siempre. Estas son promesas sólidas en las que podemos confiar, sin importar qué más esté sucediendo en nuestras vidas.

El pacto de Dios es para siempre. Fue su iniciativa, y se ha comprometido a mantenerla. Como le prometió a Abraham, siempre mantendrá su pacto con nosotros (Génesis 17, 7). Demos gracias al Señor por su fidelidad. Sigamos confiando en su palabra y esforcémonos por permanecer fieles a Él. Creemos en nuestros corazones que Él es nuestro Dios y que siempre cumplirá su palabra con nosotros.

“¡Gracias, Señor, que tu fidelidad dura para siempre!”
Salmo 105, 4-9 Juan 8, 51-59

A religious cross placed on purple background.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s