4 de Abril – Reflexión de Cuaresma

4 de abril

Juan 11, 15-56

¿Qué vamos a hacer? Jn. 11, 47

Los principales sacerdotes y fariseos que se oponían a Jesús se maravillaron de sus milagros. Reconocieron que Él tenía poder de Dios y una conexión espiritual extraordinaria. Reconocieron todo esto, pero aún tenían miedo (Juan 11, 47-48). Temblaron al pensar que estas poderosas señales podrían conducir a la destrucción de Jerusalén. La ciudad sagrada estaba en el apogeo de su grandeza y de su fuerza, y querían que siguiera así. Sin embargo, Jerusalén era la ciudad de Dios, y Jesús estaba haciendo señales en el nombre de Dios. ¿Qué razones tenían para temer que Dios permitiría su destrucción?

El problema era que estos líderes buscaban entender la obra de Dios solo a través de los recursos humanos. A pesar de todo lo que sabían acerca de los milagros de Jesús, su pensamiento no les permitió ver la agenda divina. Admitieron que algo milagroso estaba sucediendo, pero se opusieron porque no se ajustaba a sus perspectivas limitadas.

Pero antes de desanimarnos demasiado con estas personas, recordemos que no son villanos de cuentos. Eran seres humanos con los mismos prejuicios y limitaciones que nosotros.

Nuestros caminos simplemente no son los caminos de Dios. Sus pensamientos simplemente no son nuestros pensamientos (Isaías 55, 8). A Dios le gusta sacudir nuestras suposiciones humanas. Le gusta sorprendernos, cumplir sus planes fuera de nuestras expectativas humanas. Entonces, ¿cómo debemos responder? Manteniendo un corazón humilde. Recuerda, no tenemos todas las respuestas, y no siempre vemos la imagen completa. El poder de Dios es infinito. Él puede hacer cosas en situaciones que simplemente no podemos concebir. Deberíamos estar preparados para admitir eso a cada momento.

Deja que Dios te sorprenda al entrar en la Semana Santa. Permítele estirar tus expectativas. Él anhela tocar tu corazón, especialmente cuando recuerdas y celebras la muerte y resurrección de su Hijo. Busca señales de que Él está trabajando. Si ves que está haciendo algo poderoso, tal vez algo que no entiendes, no seas demasiado rápido para juzgarlo o ignorarlo. Investígalo. Pregúntale a Dios al respecto. ¡Puede que tenga algo maravilloso que mostrarte!

“Espíritu Santo, abre mi corazón para ver y dar la bienvenida a Jesús esta semana. Dame un corazón humilde y una buena disposición para que mis expectativas se extiendan”.
Ezequiel 37, 21-28 (Salmo) Jeremías 31, 10-13

san isidoro-de-sevilla-santo-del-dia-4-de-abril
San Isidoro de Sevilla – 4 de Abril

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s