Un Ser Distinto a la Madre

Un ser distinto de la madre

El embrión humano posee una estructura que es más compleja que la de un niño recién nacido, con un conjunto de partes auxiliares que se usan solo mientras está en el útero: el saco amniótico, el cordón umbilical y la placenta.

Es importante tener en cuenta que todos estos órganos auxiliares no son desarrollados por el cuerpo de la madre, sino por el propio feto. Son partes del nuevo ser y no son partes de la madre.

En términos biológicos y genéticos, no es la madre la que transforma sus células en las células del nuevo ser. Es el embrión el que emprende, en una verdadera explosión de vitalidad, esta “autoconstrucción” dentro del hábitat de la madre. Al describir esta fase de la vida intrauterina, el Dr. William A. Liley, conocido como el “Padre de la Fetología”, escribió: …

“…el joven individuo, al mando de su entorno y destino con un propósito tenaz, se implanta en el revestimiento esponjoso y con una muestra de poder fisiológico, suprime la menstruación de su madre.

ser distinto a a madre
Desde el primer momento de la concepción, el embrión es un ser distinto de la madre.

Esta es su casa durante los próximos 270 días y para hacerlo habitable, el embrión desarrolla una placenta y una cápsula protectora de fluido para sí mismo. Él también resuelve solo el problema del homoinjerto, esa deslumbrante hazaña por la cual feto y madre, aunque los agentes externos inmunológicos que no permiten intercambiar injertos de piel ni recibir sangre de manera segura, se toleran mutuamente en parabiosis durante nueve meses.

Sabemos que se mueve con una gracia fácil y encantadora en su mundo boyante, que la comodidad fetal determina la posición fetal. Responde al dolor, al tacto, al frío, al sonido y a la luz. Bebe su líquido amniótico, más si está endulzado artificialmente, menos si se le da un sabor desagradable. Tiene hipo y se chupa el pulgar. Se despierta y duerme. Se aburre con las señales repetitivas, pero se le puede enseñar a ser alertado por una primera señal para una segunda señal diferente. Y, finalmente, determina su fecha de nacimiento, ya que, sin lugar a dudas, el inicio del parto es una decisión unilateral del feto.

Este, entonces, es el feto que conocemos y, de hecho, cada uno de nosotros fuimos. Este es el feto que cuidamos en la obstetricia moderna, el mismo bebé que cuidamos antes y después del nacimiento, que antes del nacimiento puede estar enfermo y necesita un diagnóstico y tratamiento como cualquier otro paciente ”.

bebe en la madre  

Donativo para la investigación y la misión

$5.00

bebe en la madre 2  

Un comentario sobre “Un Ser Distinto a la Madre

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s