San Felipe Neri – 26 de Mayo

26 de mayo. SAN FELIPE NERI.

SAN FELIPE fue uno de la noble línea de santos, criados por Dios en el siglo XVI para consolar y bendecir a su Iglesia. Después de una infancia de belleza angelical, el Espíritu Santo lo alejó de Florencia, el lugar de su nacimiento; le mostró el mundo y que podía renunciar libremente a él, lo llevó a Roma, lo modeló en mente, corazón y voluntad, y luego, como por un segundo Pentecostés, bajó en forma visible y llenó su alma de luz, paz y alegría.

Se habría ido a la India, pero Dios lo reservó para Roma. Allí continuó simplemente día a día, atrayendo almas a Jesús, ejercitándolas en mortificación y caridad, y uniéndolas con alegres devociones; así, inconscientemente de sí mismo, bajo las manos de María, como él dijo, el Oratorio creció, y toda Roma estaba impregnada y transformada por su espíritu. Su vida fue un milagro continuo, su estado habitual un éxtasis. Leyó los corazones de los hombres, predijo su futuro, conoció su destino eterno. Su toque dio salud del cuerpo; su propia mirada calmó las almas en problemas y alejó las tentaciones.

El era alegre, genial e irresistiblemente ganador; ni el insulto ni el mal podían atenuar el brillo de su alegría. Felipe vivía en una atmósfera de sol y alegría que contagiaba a todos los que se le acercaban. “Cuando lo conocí en la calle”, dice uno, “me dio unas palmaditas en la mejilla y me dijo: ‘Bueno, ¿cómo está Don Pellegrino?’ Y me dejó tan lleno de alegría que no podía decir en qué dirección iba”. Otros decían que cuando él juguetonamente les quitaba el pelo de las orejas, sus corazones se llenaban de alegría. Marcio Altieri sintió tal alegría desbordante en su presencia, que dijo que la habitación de Felipe era un paraíso en la tierra. Fabrizio de Massimi iría con tristeza o perplejidad y se pararía en la puerta de Felipe; Dijo que era suficiente verlo, estar cerca de él. Y mucho después de su muerte, fue suficiente para muchos, cuando estaban preocupados, ir a su habitación para encontrar sus corazones iluminados y alegres.

Inspiró una confianza y amor ilimitados, y fue el refugio común y el consuelo de todos. Una suave broma transmitiría sus reprimendas y velaría sus milagros. Los más altos honores lo buscaron, pero él se los quitó. Murió a los ochenta años, en 1595, y lleva el gran título de Apóstol de Roma, aunque también es muy conocido como el “santo de la alegría”

Mario_Balassi_Aparición_de_la_Virgen_a_San_Felipe_Neri_Pin_Rambaldi_Coldirodi

Reflexión. Felipe deseaba que sus hijos, sirvieran a Dios como los primeros cristianos, con alegría de corazón. Dijo que este era el verdadero espíritu filial; Esto expande el alma, dándole libertad y perfección en la acción, poder sobre las tentaciones y una ayuda más completa para la perseverancia.

felipe neri tytytyt    

Donativo para la investigación y la misión

$5.00

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s