San Germán, Obispo – 28 de Mayo

28 de mayo. SAN GERMAN, OBISPO

SAN GERMAN, la gloria de la Iglesia de Francia en el siglo sexto, nació en el territorio de Autun, alrededor del año 469. Nació sin embargo de que su madre intentó abortarlo, para ello se bebió un veneno abortivo, pero el niño en gestación sobrevivió, para luego convertirse en santo. Quizá por esta razón, no tenía todo el cariño de sus parientes.

Pero en su juventud fue notable en su fervor cristiano. Al ser ordenado sacerdote, fue nombrado abad de San Symphorien; fue favorecido en ese momento con los dones de los milagros y profecía.

Era su costumbre pasar la mayor parte de la noche en la iglesia en humilde oración, mientras sus monjes dormían. Una noche, en un sueño, un venerable anciano le entregó las llaves de la ciudad de París y le dijo que Dios había entregado a su cuidado a sus habitantes, por lo que debía salvarlos de perecer. Cuatro años después de esta advertencia divina, en 554, cuando estaba en París, la sede quedó vacante por la desaparición del obispo Eusebio, entonces Germán fue exaltado a la silla episcopal de París, aunque hizo muchos esfuerzos por rechazar el cargo, su promoción no hizo ninguna alteración en su modo de vida.

San Gejtanu 31La misma simplicidad y frugalidad aparecieron en su vestido, mesa y muebles. Su casa estaba perpetuamente llena de pobres y afligidos, y siempre tenía muchos mendigos en su propia mesa. Dios dio a sus sermones una influencia maravillosa sobre las mentes de toda clase de personas, de modo que la cara de toda la ciudad cambió en muy poco tiempo.

El rey Childeberto, que hasta entonces había sido un príncipe ambicioso y mundano, se convirtió por completo por la dulzura y los poderosos discursos del Santo, y fundó muchas instituciones religiosas y envió grandes sumas de dinero al buen obispo, a ser distribuido entre los indigentes.

En su vejez, San Germán no perdió nada de ese celo y actividad, con la que había cumplido los grandes deberes de su puesto en el vigor de su vida; ni la debilidad a la que sus austeridades corporales lo habían reducido, le hizo disminuir algo en las mortificaciones de su vida penitencial, en la que redobló su fervor a medida que se acercaba al final de su curso. Por su celo los restos de la idolatría fueron extirpados en Francia. El Santo continuó sus labores para la conversión de los pecadores hasta que fue llamado a recibir la recompensa de ellos, el 28 de mayo de 576, cuando tenía ochenta años.

San Germán de París, Obispo - 28 de mayo  

Donativo para la investigación y la misión

$5.00

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s