El Nacimiento del Universo – Chía y Súa – Luna y Sol

Esta es una leyenda muy hermosa, más que la creación del universo, parece una historia de amor, de sas que hacen del sueño la más pura realidad. ¿Y qué es el Universo sino una creación de Amor? Pues sí, ese amor de entrega y de bondad, de escollos y triunfos. El amor, pero el verdadero, no ese de ilusiones vanas y cuerpos voluptuosos, sino ese que cambia la vida, ese que se entrega cada mañana y cada anochecer. Esta leyenda se parece a esto, gigante de entrega y amor.

Cuando el gran cacique Ramiriquí revoloteaba en la oscuridad inicial, como si fuera un murciélago, todo era oscuro. La historia estaba velada con la negrura del olvido. Ramiquirí, junto con su sobrina Iraca, vagaban sin rumbo.

Iraca insistió en dotar de color al espacio, Ramiriquí al principio no quería esa empresa, pero al final se trepó a un lugar muy alto para divisar un rayo luminoso y llevarlo hacia donde ellos estaban.

Fue su aventura trepadora tan grande que se golpeó con el infinito, y él mismo se convirtió en el Sol, y así el mundo se iluminó.

Así, con esa luminosidad poderosa, crecieron los árboles, las plantas florecieron y los animales empezaron a caminar con singulares movimientos. Los fríos de intensa oscuridad retrocedieron dando lugar a días cálidos. Iraca también se alegró, y tanta fue su felicidad que empezó a cambiar las cosas. Buscaba lugares diferentes para cada detalle, su felicidad era gigantesca y usaba un bastón de guayacán para saltar y saltar.

Un día, Iraca estaba descansando en las nuevas praderas y en su interior sintió soledad. No negaba que era muy hermoso ver a Ramiriquí salir todo portentoso todas la mañanas. En su interior pensó qué, los días en verdad eran hermosos, pero la noche seguía oscura, y esas tinieblas hacían más terrible la soledad.

Subió a los cielos y pidió a Ramiriquí que ponga una luminaria que alumbre a la noche.

Subió y subió y subió, llegando tan alto que se fundió con el cielo y se incrustó en él, naciendo así la luz de noche, que fue conocida como la Luna.

El sol, Ramiriquí salió a las seis y no encontró a Iraca. Entonces, le preguntó a la roca el destino de su sobrina. La piedra respondió que ella, subió a los cielos, tan alto que se incrustó en él, y le mostró la Luna. La roca se afanó en mostrarle a Ramiquirí el reflejo de Iraca en la laguna, que empezó a rodar, y rodó mucho hasta convertirse en el hombre, y cuando llegó a la laguna encontró abandonado el bastón de guayacán de iraca, y éste se convirtió en mujer.

Ramiquirí no pudo alcanzarla, y desde ese momento se prometió a sí mismo llegar a Iraca, pero cada vez que llegaba, lo único que podía ver era su reflejo al fondo de Laguna, un día tras otro lo intentaba, pero nunca podía alcanzarla. Iraca por su parte también, giraba y giraba, pero nunca alcanzaba a Ramiriquí.

La leyenda proviene de un pueblo originario conocido como los muiscas, en Colombia, en esas montañas que se perdieron en el tiempo, y hoy se llaman Los Andes. Muchos autores han tratado de retratarla en textos y dibujos, y yo, solo hago un resumen de tan hermoso mito, aunque prefiriendo la versión de Flor Romero. Otras versiones, cuentan de que Iraca es el sobrino de Ramiquirí, y ellos discutieron mucho antes de subir al cielo en busca de eso, que consideraban contrario a la oscuridad y que suponían era algo mejor.

La creación del hombre fue hecha por Iraca con arcilla y la mujer por Ramiquirí con juncos. Hicieron todo lo que había, animales y sus madrigueras. Las plantas en todas sus variedades y muchas cosas más.

Para los Zipas, que adoraban a Iraca le empezaron a llamar Chía, que significa Luna, de la cual obtienen el ritmo hasta de sus propios cuerpos.

A ramiquirí, en cambio se lo conocía como Súa, y los dos están unidos eternamente en su devenir, y con ello mantener el equilibrio entre luz y oscuridad

Monumento en Boyacá, Colombia

Un comentario sobre “El Nacimiento del Universo – Chía y Súa – Luna y Sol

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s