ACTITUD A LA DEFENSIVA – MEDITACIÓN

A LA DEFENSIVA

Estoy a la defensiva incluso cuando lo que está pasando no tiene nada que ver conmigo. Solo sé que debo estar equivocado de alguna manera. —Anónimo

Estar a la defensiva es parte de una enfermedad astuta y desconcertante. Si alguien ofrece algún consejo o crítica constructiva, inmediatamente sentimos que estamos siendo atacados y necesitamos defendernos. O sentimos que siempre debemos disculparnos cuando algo sale mal. Si va mal, debe ser culpa nuestra. A veces casi parece que deberíamos disculparnos por nuestra propia existencia. Es como si no tuviéramos derecho a existir.

Nuestra actitud defensiva, al igual que nuestros otros defectos de carácter, disminuirá a medida que avancemos en la renovacion de nuestro espíritu. Tenemos que cambiar nuestra mente y fijar nuestra atención en lo positivo, y sobretodo, recordar que somos una creación de la divinidad, con los mismos atributos y ventajas.

RECUERDA, mi actitud defensiva no es quién soy, es lo que hago cuando estoy saliendo de mi mismo, es un engaño para crear amenazas, la mayoría de las veces inexistentes.

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Filipenses 4, 13

Un comentario sobre “ACTITUD A LA DEFENSIVA – MEDITACIÓN

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s