El Monstruo de Enfield

Enfield horror

Por las praderas de Illinois han desfilado un sinnúmero de monstruos aterradores, pero, al parecer el monstruo de Enfield es el más terrorífico. No por lo sangriento, sino por lo extraño, tanto es así que, se le conoce como el «Horror de Enfield»

Enfield, es una pequeña ciudad del sur del Estado de Illinois, de unos mil habitantes, a lo mucho. Allí vivía un niño de unos 10 años, que mientras jugaba en el patio de su casa fue sorprendido por el extraño ser, el muchacho, literalmente se horrorizó por la presencia monstruosa; eran las ocho y media de la noche y el muchacho pudo divisar un ser de aproximadamente un metro de alto, viscoso y grisáceo, con ojos rojizos y de tan solo tres patas de las que salían una gigantes uñas afiladas como garras. Todo esto sucedió el 25 de abril de 1973.

La entidad saltó hacia el muchacho logrando agarrar una de sus zapatillas, destrozándola al instante con sus garras; el muchacho totalmente descontrolado entró a la casa a contárselo a sus padres, pero cuando éstos salieron, la bestia había desaparecido.

Media hora más tarde, un vecino de los Garret, Henry McDaniel, un veterano de guerra discapacita, también tuvo una experiencia similar. Éste, cuando regresó a su casa, encontró a sus dos hijos con el terror en sus rostros. Los niños -Henry Jr. y Lil- le contaron que, un extraño animal quería entrar a la casa. McDaniel revisó la puerta y encontró varios arañazos en ella, del tipo de arañazos desconocido. Luego se fijó mejor mientras abría la puerta vio una extraña criatura, que coincidía con el aspecto de la que vio Gary Garret unos pocos minutos antes.

«Cuando lo vi por primera vez, pensé que era un animal. Regresé a la casa y tomé la escopeta y una linterna“, dijo más tarde a los periodistas. “Estaba a unos tres metros de mí, no estaba asustado. Entonces vi esos ojos rojizos brillar como un foco de un auto. Tenía los ojos rojizos, una cabeza larga y su color era un gris sucio. … peludo … de un metro o más de altura. De pie frente a la puerta de tres patas como un ser humano ».

McDaniel dijo que disparó varios tiros al animal, alcanzándolo al menos una vez. Le dijo a la policía que no cayó al suelo ni parecía herido, sino que comenzó a maullar como un gato enojado.

Luego, según contó, lo más asombroso ocurrió: La bestia se volvió y dio un salto de veinticinco metros en tres largos saltos. Desapareció en la maleza a lo largo de un riachuelo junto al ferrocarril detrás de su casa.

McDaniel siempre bromeó sobre lo ocurrido: “Me gustaría tenerlo como mascota, haría una fortuna cobrando la entrada“, dijo a los periodistas. “Es algo que está ahí y tenemos que aceptarlo”.

Pero lo bromista no le quitó el miedo, por ello llamó a la policía a que investigara lo que pasaba en los alrededores su casa. La policía no descubrió nada de importancia, excepto unos cuantos rasguños en las puertas y una extrañas huellas de perro grande. La policía no dio crédito a lo contado por el veterano de Guerra. Incluso, luego de la investigación, el muchacho Garret les dijo que todo era un invento para asustar al cascarrabias vecino, que en definitiva era solo una broma.

Pero, no solo la policía hizo investigaciones. Los periodistas no se quedaron con las ganas. Por ejemplo, el United Press publicó una entrevista a Ed Philips, propietario de una tienda de mascotas de Kokomo, Indiana, quien dijo que lo de Enfield «no podía ser un engaño», porque esas huellas no son de un animal cualquiera, y además, él también había presenciado a ese monstruo espeluznante.

Posteriormente, otro medios de prensa muy prestigiosos iniciaron una serie de investigaciones. Algún os dijeron que se trataba de un contagio social, es decir, que la masa empezó a ver y escuchar al ser extraño, pero que en realidad se trataba de otros animales e incluso de simpes sombras. Incluso, uno de esos medios, reportó que el niño que lo vio primero, confesó que se trataba de una broma al viejo Mc Daniel, porque era demasiado cascarrabias y quería darle una lección, siendo esta versión la que se convirtió en oficial.

Sin embargo, de esas mismas investigaciones surgió, que muchos más en el pueblo tuvieron avistamientos del monstruo.

Un fenómeno que se volvió un problema en el pueblo, fue que empezaron a llegar lo cazadores de monstruos, al principio fue muy bueno para los negocios locales, pero luego, estorbaban al normal desarrollo del pueblo, ya que bebían en cantidades considerables, y se temía encontrar uno de estas cazadores ebrios que dispare sin tomar en cuenta las medidas de seguridad pertinentes; por esto, creen algunos investigadores, que se prefirió la versión del chico Garret, de que se trataba de una simple broma, para así ahuyentar a los indeseables.

Hasta el momento no existe una solución a la serie de avistamientos del monstruo de Enfield, pero sí infinidad de teorías, cada una más fantástica que la otra. Desde experimentos genéticos hasta demonios salidos del Averno.

Este aspecto tendría el monstruo, según la revista Mythical Beast Wars
Este sería el aspecto del monstruo, según el Chicago Tribune

Un comentario sobre “El Monstruo de Enfield

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s