¿María nos Redime?

¿Es una blasfemia decir que María «nos redime» o «nos salva»?


El hecho es que todos los cristianos, no solo María, están llamados a «salvar» almas en cooperación con la gracia de Cristo. Pero si no se comprende el plan de salvación de Dios, nunca se comprenderá el papel de María en ese plan. Hay siete puntos esenciales para comprender el plan salvífico de Dios.

La suficiencia del sacrificio de Cristo

Los católicos y la mayoría de los protestantes, generalmente están de acuerdo en este punto. El sacrificio de Cristo es infinitamente eficaz para el perdón de los pecados. 1 Juan 2, 1-2 nos dice que, el sacrificio de Cristo es «la propiciación por nuestros pecados, y no solo nuestros pecados, sino los pecados de todo el mundo».

La voluntad salvífica universal de Dios

La Escritura es clara en que Dios «quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad» (1 Tim. 2, 4) y negativamente «no quiere que ninguno perezca, sino que todos se arrepientan» (2 Pedro 3, 9).

EL Libre albedrío

Desde el inicio mismo de la creación, Dios da a entender que el hombre es libre, basta ver el mandamiento a Adán en Génesis 2, 17, de no comer «del árbol de la ciencia del bien y del mal» para que no muera; también lo que Dios dice a Israel en Deuteronomio 30, 19, en cuanto el hombre es puesto para elegir entre la vida y la muerte; cuando nuestro Señor nos dice en Apocalipsis 3, 20, «He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él», la Biblia es clara: el hombre es libre para aceptar o rechazar el llamado de Dios a seguirlo.

Nuestro Señor mismo quitó toda duda sobre la libertad del hombre cuando reveló que, como Dios desde toda la eternidad, quiso reunir a «Jerusalén» como suya, pero ellos lo rechazaron:

«¡Jerusalén, Jerusalén! ¡Qué bien matas a los profetas y apedreas a los que Dios te envía! ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como la gallina reúne a sus pollitos bajo las alas, y tú no has querido!» (Mateo 23:37)

La necesidad de la cooperación humana

La justificación o salvación, es obra es ante todo de Dios, pero también es obra del hombre que ejerce su libre albedrío, ayudado por la gracia, en una cooperación permanente con la iniciativa de Dios: «Por tanto, amadísimos míos, que siempre me han escuchado, sigan procurando su salvación con temor y temblor; y si lo hicieron cuando me tenían presente, háganlo más todavía cuando estoy lejos» (Fil. 2, 12).

«Amados, habiendo recibido estas promesas, limpiémonos de toda contaminación del cuerpo y del espíritu, y perfeccionemos la santidad en el temor de Dios» (2 Cor. 7, 1-2).
«Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad … amaos unos a otros con fervor de corazón» (1 Ped. 1, 22).
«Ten cuidado de ti mismo y de tu enseñanza; aférrate a eso, porque al hacerlo te salvarás a ti mismo y a tus oyentes» (1 Tim. 4, 16) .

Es de destacar que estos textos no dicen, «Dios te ha limpiado. . . te purificó. . . te salvó», aunque sería completamente cierto decir eso. Pero en cambio, encontramos que les dice a los cristianos, que deben «limpiarse», «purificarse» y «salvarse» por sí mismos, precisamente porque están integral, libre y causalmente involucrados en el proceso .

Cómo funcionan las obras

No es ningún secreto que Martín Lutero eliminó todas las obras, en cuanto tengan algo que ver con la justificación / salvación. Al comentar sobre la carta de San Pablo a los romanos, Lutero escribió:

«La afirmación de que la justificación es gratuita para todos los justificados no deja a nadie trabajar, merecer o prepararse … Porque si somos justificados sin obras, todas las obras son condenadas, sean pequeñas o grandes; Pablo no exime a nadie, pero va imparcialmente contra todos».

El punto de Pablo al decir que la justificación es un don gratuito no era eliminar las obras, o la cooperación del hombre, como necesarias para la salvación en todas las categorías. Los hombres deben, por ejemplo, elegir abrirse al don gratuito (ver Apocalipsis 3, 20; 2 Corintios 6, 1; etc.). Pablo estaba respondiendo a los “judaizantes”, creyentes en Cristo, que intentaban restablecer la ley del Antiguo Pacto como necesaria para la salvación en el Nuevo.(45) Aunque Pablo dejó en claro que cualquier obra realizada antes de entrar en Cristo o fuera de Cristo no aprovecha nada para la salvación, las obras realizadas en Cristo representan una categoría completamente diferente.

«Porque él pagará a cada uno según sus obras; a los que con paciencia en el bien buscan la gloria, la honra y la inmortalidad, les dará vida eterna» (Rom. 2, 6-7).

Los Méritos

Cuando la Iglesia Católica habla de «mérito», no significa nada más que la recompensa que Dios garantiza a aquellos que, estando primero en estado de gracia, cooperan con la gracia a través de una fe formada por la caridad.

«Que no te engañen; Dios no es objeto de burla, porque todo lo que el hombre siembra, eso también segará. Porque el que siembra para su propia carne, de la carne segará corrupción; pero el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará la vida eterna. Y no nos cansemos de hacer el bien, porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos» (Romanos 6: 7-9) 48

Los cristianos salvan almas a través de Cristo

Una vez que entendemos la verdad bíblica de que todos los cristianos realmente pueden y deben merecer la recompensa eterna en Cristo y por medio de él, podemos comprender los muchos ejemplos bíblicos de cómo los cristianos, incluida María, pueden merecer la gracia de la salvación por otros.49

«Y convence a algunos que dudan; salva a algunos arrebatándolos del fuego» (Judas 22-23).
«A todos me he hecho de todo, para que de todos modos pueda salvar a algunos» (1 Cor. 9:22).
«Ten cuidado de ti mismo y de tu enseñanza; aférrate a eso, porque así te salvarás a ti mismo y a tus oyentes» (1 Ti. 4:16) .50

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s