Cómo Abrir un Libro

Padre James Flint OBS

Hay diferentes formas de ver los libros. El estilo de Babe Ruth, por ejemplo, que dijo que nunca en su vida leyó un libro, incluidos los dos libros de los que «fue autor». La falta de seriedad literaria de Babe, puede encontrar un extraño paralelo en el comentario en el capítulo final del Libro de Eclesiastés, traducido a veces como: «No hay fin de hacer muchos libros; y el mucho estudio es fatiga de la carne.». Aquí también parece haber cierto escepticismo sobre el valor de un texto. En los tiempos modernos, a veces encontramos todo esto traducido en preguntas sarcásticas sobre el efecto, ¿cuántos árboles vas a matar para infligir tus pensamientos (presumiblemente vacíos), en un mundo que ya está sobre-provisionado de tonterías inútiles?

Dado que el cristianismo es, en el sentido más literal, una respuesta a una Palabra, la aquiescencia a todas las consecuencias de tal indiferencia o duda no es para nosotros una opción viable. Dios habló una Palabra y Dios usa palabras para comunicarse con nosotros. La Revelación tomó forma escrita, y los que llamamos Evangelistas, y luego Padres de la Iglesia, comparten esa comunicación a través de los libros. Con el debido respeto por los árboles, anticipo que muchos de esa descripción continuarán siendo llamados a hacer el sacrificio supremo, para que la verdad de Dios nos pueda ser compartida.

Una doctor de la Iglesia del siglo IV, Hilario de Poitiers, ofrece a sus lectores una interesante distinción entre abordar un libro como un juez, es decir, evaluarlo si encontramos o no en él lo que pensamos que encontraríamos, o si no, llegar al libro como un estudiante, esperando que haya en él algo que aún no sabemos, esperando que podamos aprender de ello.

Se puede hacer una distinción similar, dice Hilario, en nuestro acercamiento a Dios. Nunca aprenderemos tanto colocando a Dios bajo un microscopio, analizándolo en los términos de las categorías que traemos a la escena, como si llegamos al encuentro preparados para ser cambiados, estirados por lo que encontramos.

Y podríamos agregar el valor al acercarnos a otras personas de la misma manera. En lugar de clasificar, y luego tal vez, dejar de lado o descartar al otro en un “¿qué más se puede esperar de alguien de ese origen?”, ¿no sería beneficioso ver al nuevo conocido como un regalo? Quizás un regalo de Dios, ofreciéndonos, si lo aceptamos correctamente como algo precioso, justo lo que necesitamos aquí y ahora.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s