La Virgen del Silencio

La Virgen del Silencio

(P. Stefano Cartabia OMI.)

La postura del loto de la Virgen indica una actitud meditativa (Lc 2, 19). Actitud meditativa que une a todas las tradiciones místicas de la humanidad. La Virgen del Silencio une, no divide. En el silencio todos nos encontramos.

En la maternidad silenciosa de la Virgen toda la humanidad se encuentra: todos se pueden sentir acogidos y respetados.

La mano izquierda sobre el corazón expresa todo el amor de una madre, la bondad y la ternura. En el corazón de una madre siempre hay lugar para el perdón y la escucha.
La mano derecha con el dedo índice tapando la boca: es el gesto típico del silencio. la Virgen nos invita al silencio, a la escucha, a la interioridad. No es posible engendrar al Cristo sin silencio. El dedo que se usa para acusar es el mismo que nos invita a callar y a mirar dentro de nosotros antes de juzgar a los demás (Mt 7, 3).

Se nota que está embarazada. El silencio no es infecundo, al revés es fuente de suma fecundidad: se engendra a Dios.
El Espíritu solo puede fecundar un corazón abierto, humilde, silencioso.
El silencio es apertura, escucha, disponibilidad. Por esa la Virgen es fecunda y ahí encontramos la raíz de nuestra fecundidad.

Los ojos grandes: el silencio lleva a la visión. La Virgen ve lo que los demás no ven. Ver es comprender. Y solo desde la comprensión podemos amar. No hay amor sin comprensión. En consecuencia no hay amor sin silencio.

Los colores:
El rojo del vestido indica la divinidad: nuestra esencia es divina. El lugar más íntimo y profundo de nuestro ser es divino, eterno, inmaculado.
El manto azul indica la humanidad: la Virgen es humana, como nosotros. Dios se hace carne y se manifiesta en la humanidad. Nuestra humanidad es, al mismo tiempo, revelación de Dios y camino hacia Dios.
El velo amarillo expresa la luz. El velo cubre la cabeza y baja hasta tierra. El silencio lleva a la claridad mental, a la lucidez. La claridad y la quietud mental se reflejan en todo el cuerpo: en nuestro hablar, escuchar y sentir.

La mariposa en la rodilla izquierda expresa el misterio del crecimiento y la transformación: el silencio transforma. El silencio nos va humanizando y divinizando.

En el fondo las montañas. La montaña desde siempre es símbolo de la ascesis cristiana. Crecer supone entrega y dolor. No se sube una montaña sin esfuerzo. No se crece sin dolor. El silencio exige entrega, perseverancia, combate.
La luna llena hace juego con la aureola de la Virgen. La luna no brilla de luz propia: refleja la luz del sol. Como la Virgen estamos llamados a ser reflejos del Amor.
El silencio es el camino más directo para aprender a manejar nuestro ego y volvernos puro reflejo de Cristo.

Un comentario sobre “La Virgen del Silencio

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s