La oración y el cuervo

…Señor — dije —, en la rama de aquel árbol hay
un cuervo, comprendo que tu majestad no puede
rebajarse hasta mí. Pero yo necesito un signo.
Cuando termine mi oración, ordena a este cuervo
que emprenda el vuelo. Esto será como una
indicación de que no estoy completamente solo en el
mundo… Y observé al pájaro. Pero siguió inmóvil
sobre la rama. Entonces me incliné de nuevo ante la
piedra.

Señor —dije—, tienes razón. Tu majestad no
puede ponerse a mis órdenes. Si el cuervo hubiera
emprendido el vuelo, yo ahora me sentiría más triste
aún. Porque este signo lo hubiera recibido de alguien
igual a mÍ, es decir, de mí mismo; sería el reflejo de
mis deseos. Y de nuevo no hubiera encontrado sino
mi propia soledad.

Me prosterné y me volví.
Pero en aquel preciso instante mi desesperación
se transformó en una inesperada alegría…


ANTOINE DE SAINT-EXUPÉRY

Adviento Africa Alquimia Angeles Arte Aviones Católica Chicago ciencia Conspiracion cuaresma Ecuador educación Enigmas fantasmas Gatos Historia Illinois leyendas Maria Meditación misterio mitología mito mitos Musica Navidad Opinion Paranormal Pascua Personajes pintura Poema Poesía psicología Religion SaintCharles Salmos Salud Santoral Santos Segunda Guerra Teología Top10 USA Virgen María

Un comentario sobre “La oración y el cuervo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s