Shavarsh Karapetyan, Un héroe sin capa

En 1976, Shavarsh Karapetyan, un nadador olímpico del equipo ruso, pero de origen armenio, acababa de completar una carrera de 12 millas (20Km) con su hermano, cuando vieron un trolebús chocar contra el embalse de una presa. El trolebús se hundió 80 pies (25 m) mar adentro a una profundidad de 33 pies (10 m). Shavarsh se zambulló de inmediato y nadó hasta el autobús y, a pesar de la visibilidad casi nula, logró romper la ventana trasera, lastimándose en el proceso. Procedió a salvar a treinta personas atrapadas en el autobús, una a la vez, durante horas, aunque solo veinte sobrevivieron.

El agua fría y la dificultad de romper las ventanas le causaron fuertes lesiones, por lo que fue hospitalizado durante cuarenta y cinco días. El agua podrida causaron septicemia en las heridas lo que hizo más grave el problema. Desde ese momento, la gran carrera olímpica de Shavarsh fue interrumpida, por un serio daño pulmonar.

Durante años, su historia permaneció en el olvido, hasta que un artículo sobre el evento lo identificó por su nombre en 1982. Sin embargo sus actos heroicos fueron más, por ejemplo en 1985, pasó por un edificio en llamas y se apresuró a entrar, salvando otra vez a las personas atrapadas, hasta que la estructura colapsó. Fue nuevamente hospitalizado con quemaduras graves y daño pulmonar.

Hoy tiene 66 años y continúa muy bien. Gran atleta y gran ser humano.

***

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s