LA CONSTRUCCIÓN DE LA PAZ

LA CONSTRUCCIÓN DE LA PAZ
Del discurso de Juan Pablo II al final de las plegarias por la paz
en la plaza de la basílica inferior de San Francisco (Asís, 27-X-86)

1. A continuación de la última plegaria, la oración cristiana, en la serie que todos hemos oído, yo profeso de nuevo mi convicción compartida por todos los cristianos, de que en Jesucristo, Salvador de todos, se encuentra la verdadera paz: «La paz a los de lejos y la paz a los de cerca». Su nacimiento fue saludado por el canto de los Angeles: «Gloria a Dios en el cielo y paz en la tierra a los hombres que Él ama». Él predicó el amor entre todos, incluso para con los enemigos; proclamó bienaventurados a los que trabajan por la paz, y mediante su muerte y resurrección reconcilió el cielo y la tierra. Usando una expresión del Apóstol San Pablo: «Él es nuestra paz» (Ef 2,14).

2. En efecto, es la convicción de mi fe la que hace que me dirija a ustedes, representantes de las Iglesias y de las Comunidades eclesiales cristianas y de las Religiones del mundo, con profundo amor y respeto. Con los demás cristianos compartimos muchas convicciones y, en particular, lo concerniente a la paz. Con las Religiones del mundo compartimos un profundo respeto y obediencia a la conciencia, que nos enseña a todos a buscar la verdad, a amar y servir a todas las personas y a todos los pueblos y, por consiguiente, a ser artífices de paz entre los individuos y entre las naciones.

Sí, todos nosotros consideramos que la conciencia y la obediencia a la voz de la conciencia es un elemento esencial en el camino hacia un mundo mejor y más pacífico.

¿Podría ser acaso de otro modo, dado que todo hombre y mujer en este mundo participan de una naturaleza común, del mismo origen y del mismo destino?

9. Lo que hemos hecho en Asís orando y dando testimonio de nuestro compromiso por la paz, hemos de continuar haciéndolo cada día de nuestra vida, pues lo que hoy hemos realizado es vital para el mundo. Si el mundo ha de seguir adelante, si los hombres y mujeres han de sobrevivir en él, éste no puede valerse sin la oración.

Tal es la permanente lección de Asís: es la lección de San Francisco, que representa un atractivo ideal para nosotros. Tal es la lección de Santa Clara, la primera de sus discípulas. Se trata de un ideal hecho de mansedumbre, de humildad, de un profundo sentido de Dios y del compromiso de servir a todos los hermanos. San Francisco fue un hombre de paz. Recordemos que él abandonó la carrera militar que había iniciado en su juventud y descubrió el valor de la pobreza, el valor de la vida simple y austera a imitación de Jesucristo, a quien él decidió servir. Santa Clara fue, ante todo, una mujer de oración. Su unión con Dios en la oración sostuvo a San Francisco y a sus discípulos, como nos sostiene hoy a nosotros. Francisco y Clara son ejemplos de paz: paz con Dios, paz consigo mismos, paz con todos los seres de este mundo. Que este Santo y esta Santa inspiren a los hombres y mujeres de hoy a fin de que tengan la misma fuerza de carácter y el mismo amor a Dios y al prójimo para avanzar por el camino que juntos hemos de recorrer.

10. Movidos por el ejemplo de San Francisco y Santa Clara, verdaderos discípulos de Cristo, y fortalecidos por la experiencia de esta Jornada que hemos vivido juntos, nos comprometemos a hacer un nuevo examen de conciencia con el fin de escuchar más fielmente su voz, purificar nuestros espíritus de prejuicios, de odio, de enemistad, de recelo y de envidia. Trataremos de ser artífices de paz con el pensamiento y con la acción, con la mente y el corazón fijos en la unidad de la familia humana. Y hacemos un llamado a todos nuestros hermanos y hermanas que nos escuchan para que hagan lo mismo.

Lo hacemos conscientes de nuestras limitaciones humanas y con la persuasión de que sólo con nuestras fuerzas fracasaríamos. Por ello reafirmamos y reconocemos que el porvenir de nuestra vida futura y de la paz depende siempre del don de Dios.

* * *

Adviento Africa Alquimia Angeles Arte Aviones Católica Chicago ciencia Conspiracion cuaresma Ecuador educación Enigmas fantasmas Gatos Historia Illinois leyendas Maria Meditación misterio mitología mito mitos Musica Navidad Opinion Paranormal Pascua Personajes pintura Poema Poesía psicología Religion SaintCharles Salmos Salud Santoral Santos Segunda Guerra Teología Top10 USA Virgen María

Un comentario sobre “LA CONSTRUCCIÓN DE LA PAZ

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s