LA ABUELA MOSES

LA ABUELA MOSES

A los 79 años de edad se convirtió en una pintora famosa pintando lo simple de la vida

En todas las profesiones existen las vocaciones tardías. en los sacerdotes y en los abogados. Muchas profesiones ven a sus flamantes nuevos profesionales de muchos años de edad. El caso de la Abuela Moses es de los más fantásticos y simples. Inició su carrera de pintora a la edad de 70 años.

Cuando la gente conoció su obra la conoció a ella. Escenas de la vida cuotidiana de granja, de la vida sencilla del campo. De como hacer jabón, azúcar de arce, recolección de heno, re4colección de bayas; de como capturar al pavo para el día de acción de gracias y de las más variadas actividades propias de una granja del XIX en Nueva Inglaterra.

Anna Mary Robertson nació en 1860 en Greenwich, Nueva York, y creció en la granja de lino de sus padres. A los 12 se puso a trabajar limpiando y cocinando para una familia adinerada. Continuó trabajando como ama de llaves para diferentes familias hasta que conoció a Thomas Salmon Moses en 1887, otro trabajador de las granjas del lugar.

La pareja se casó y tuvo 10 hijos (cinco sobrevivieron a la infancia). En 1905 compraron una granja lechera en Eagle Bridge, N.Y. Después de la muerte de Thomas en 1927, Anna Mary siguió viviendo en la granja. Para su mantenimiento fabricó mantequilla y era ella misma la que iba a venderla junto con papas fritas.

La abuela Moses nunca estaba quieta, era de una diligencia exorbitante y maravillosa. Bordaba «cuadros de batatas» de la vida del campo. Pronto sus manos se cansaron y empezó la artritis y ya no podía coser, por lo que inició a pintar. Con un pincel empezó a pintar imágenes antiguas con miles de escenas.

Tiempo después, cuando el New York Times le entrevistó, ella dijo: «entonces lo olvidaré todo, todo menos como eran las cosas y saberlo como pintarlo para que la gente lo conozca y nos mire como éramos»

Un día llevó sus cuadros a una feria del condado, entre mermelada de frambuesa y fresa. La mermelada ganó una cinta. Luego las exhibió en una farmacia en Hoosick Falls, NY. De pronto pasó un coleccionista de arte los miró y los compró todos.

En 1939, las pinturas nostálgicas de Grandma Moses de figuras simples en un paisaje plano se incluyeron en una exhibición de «pintores contemporáneos desconocidos» en el Museo de Arte Moderno de la ciudad de Nueva York. Fue un boom instantáneo y a los 79 años se volvió una artista famosa.

«Fresco» y «encantador» fueron algunas de las descripciones de los críticos sobre el pintor «primitivo» autodidacta.

El presidente Harry S. Truman y su esposa la invitaron a tomar el té. Los principales museos compraron sus cuadros y se reprodujeron en tarjetas, telas, papel tapiz y platos de Hallmark. «Sugaring Off», que representa una ladera nevada con familias cosechando azúcar de arce, se vendió por 1,2 millones de dólares. en 2006.

En 1961, la abuela Moses murió a los 101 años. El presidente John F. Kennedy la recordó: «Tanto su trabajo como su vida ayudaron a nuestra nación a renovar su herencia pionera y recordar sus raíces en el campo y en la frontera»

Grandma Moses, Calhoun, 1955; Oil on pressed wood, 16 x 24 in.; National Museum of Women in the Arts, Gift of Wallace and Wilhelmina Holladay; © Grandma Moses Properties

basado sobre el original de Martí Attoun

2 comentarios sobre “LA ABUELA MOSES

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s