Una sola cosa…

  En medio de nevados friolentos de cariño, deseosos de quemar tus plazas. Vives rutinaria la que otrora fuera colonial y musical. La conventual ciudad de Los Andes, cansada y risueña entre la soledad de la noche iluminada… Construcciones en lenguaje cristiano, con carismas de incienso y mirra; hoy son recuerdos lejanos el clamar a […]

Leer más Una sola cosa…