La Estatua

Después de la Segunda Guerra Mundial, algunos estudiantes alemanes se ofrecieron para ayudar a reconstruir una catedral en Inglaterra, una de las muchas víctimas de los bombardeos de la Luftwaffe(1). A medida que avanzaba el trabajo, surgió un debate sobre la mejor manera de restaurar la gran estatua de Jesús con su brazo extendido y con la inscripción familiar, “Ven a mí”. El cual había sido destruido por fragmentos de bombas. ¿Deberían ellos intentat la delicada tarea de remodelar esas manos?

Finalmente los trabajadores llegaron a una decisión que aún sigue en pie. La estatua de Jesús no tiene manos, y la inscripción ahora dice: “Cristo no tiene manos, sino las nuestras”.

(1) Fuerza Aérea Alemana

*Contada originalmente por Paul Brand.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s