27 de Marzo – Reflexión de Cuaresma

27 de marzo

4 Juan 7, 1-2, 10, 25-30

Lo conozco porque soy de Él y Él me envió. (Juan 7:29)

¿De dónde eres? ¿Cuántas veces te han hecho esa pregunta? Por lo general, respondemos con los nombres de la ciudad, la provincia o el país donde crecimos o hemos vivido durante mucho tiempo. Ese lugar se ha convertido en parte de nuestra identidad. La forma en que hablamos, los alimentos que comemos, los equipos deportivos que respaldamos, todo esto y más, a menudo están influenciados por el lugar de donde venimos.

La gente en Jerusalén sabía que Jesús era de Nazaret en Galilea. Probablemente incluso tenía acento galileo. Y ese fue el problema. “Cuando Cristo venga”, dijeron, “nadie sabrá de dónde es” (Juan 7:27). Por supuesto, una profecía del Antiguo Testamento dijo que el Mesías vendría de Belén, la ciudad de David (Miqueas 5, 1). ¿Pero Galilea? ¡De ninguna manera!

Jesús no negó sus raíces: “Tú … sabes de dónde soy” (Juan 7, 28). Pero sus raíces fueron mucho más profundas que Nazaret. Fueron más profundos incluso que sus lazos familiares. Jesús estaba arraigado en su identidad como el Hijo de Dios. Había venido del Padre que lo había enviado.

Ese fue el punto focal alrededor del cual giró todo lo demás en su vida, lo que pensó, dijo e hizo.

Naciste en una familia específica en un momento y lugar específicos, y esto influye en quién eres hoy. Pero tu identidad más profunda proviene de Dios tu Padre. Él te creó, y en virtud de tu bautismo, te has convertido en su hijo. Al igual que Jesús, ese debería ser el punto focal alrededor del cual gira todo lo demás en tu vida.

Estar profundamente arraigado en nuestra identidad como hijo de Dios nos cambiará. Afectará lo que elegimos hacer con nuestro tiempo y energía. Nos moverá a rezar y celebrar los sacramentos. Influirá en la forma en que nos relacionamos con las personas y en la forma en que les hablamos. Nos hará más conscientes de las necesidades de los pobres. Y le dará a nuestras vidas un propósito y significado, porque como Jesús, nosotros también hemos sido enviados a proclamar las buenas nuevas del amor misericordioso de Dios.

¡Qué honor es ser llamado hijo o hija de Dios!

“Padre, ayúdame a vivir mi identidad en ti”.
Sabiduría 2, 1, 12-22 Salmo 34, 17-21, 23

 

A religious cross placed on purple background.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s